Bolsa de gel frío calor un invento indispensable en nuestro hogar.

Durante muchos años se ha utilizado el tratamiento frío y calor y para aliviar los dolores musculares y muchas más lesiones. En casa solíamos tener la bolsa de agua la cual llenamos con agua caliente o fría según el caso, gracias a los avances hoy en día podemos tener bolsas de gel que soportan muy bien el frío o el calor las cuales son muy útiles para tener en casa y aliviar cualquier dolor.

Gracias a los avances podemos llevar estas bolsas de frío o calor a cualquier lugar o tener en nuestro botiquín de primeros auxilios, no son las mismas bolsas de gel frío calor si no son bolsa de frío instantáneo o bolsa calor instantáneo que se calientan o enfrían a través de procesos químicos

La bolsa de gel frío calor es la forma más cómoda de aplicar frío o calor en una lesión es utilizar una bolsa de este tipo contienen un líquido en el interior que mantiene la temperatura durante mucho tiempo puedes utilizar la misma bolsa tanto para aplicar frío como calor según el tipo de dolor o lesión que tengas.

El frío actúa como antiinflamatorio y calma el dolor puede utilizarse en golpes esguinces o tendinitis también puedes utilizarlo para tratar un dolor de muelas en cambio el calor puede ser útil para lumbago o contracturas dolor de cervicales e incluso te puede ir bien para calentar antes de hacer deporte.

Uso de la Bolsa de gel frío calor

Bolsa de gel frio calor
bolsa frio calor usada para alivio de dolores musculares

Las bolsas de gel se enfrían poniéndolas en el congelador durante al menos dos horas no pueden estar en contacto directo con la piel hay que cubrirlas con un paño o con una funda que son las que traen en el envase es aconsejable mantener la aplicación durante unos 10 o 20 minutos máximo a no ser que el médico te marque otra pauta.

Para calentar la bolsa solo hay que ponerla dentro del microondas pero hay que tener cuidado porque a veces con 30 segundos un minuto es suficiente sobre todo si la bolsa es pequeñita debe utilizarse también con la funda y aplicarla unos 20 minutos seguidos y puedes repetir lo varias veces al día

También puedes encontrar otro tipo de bolsas que se enfrían o se calientan (frío o calor químico) dándoles un golpe con este tipo no es exactamente lo mismo pero si estás fuera de casa son muy prácticas ya verás que comparado con el hielo todas estas bolsas son mucho más cómodas porque no gotea ni mojan además son moldeables se adaptan muy bien y existen distintos tamaños en función de la zona a tratar.

Hemos tomado como referencia para escribir este texto el siguiente enlace aquí

Aquí te dejamos algunos de nuestros productos que creemos te pueden interesar, o puedes visitar nuestra categoría de fisioterapia para más productos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *